SABATO ¿PARA QUÉ ESCRIBIR?

 

 

Sabato expone en sus ensayos que los hombres escriben impulsados por diferentes motivos:
"La inmensa mayoría escribe por motivos subalternos, porque busca fama o dinero, porque tiene facilidad para hacerlo, porque no resiste la vanidad de verse en letras de imprenta, por distracción o por juego verbal." (E)

En una de las entrevistas a Carlos Catania declara:
"Yo no escribí para ganar dinero, ni premios, ni por la vanidad de verme impreso. Puede parecerle excesivo, pero escribí para resistir la existencia. Por eso mis libros son tan desagradables y no se los recomiendo a nadie. Más aún : vigilé cuidadosamente que mis hijos no los leyeran, al menos mientras mantuve esa posibilidad, mientras eran adolescentes." (K)

Pero los verdaderos escritores sienten la necesidad de testimoniar el drama propio y ajeno:
"Quedan entonces los pocos que cuentan: aquellos que sienten la necesidad oscura pero obsesiva de testimoniar su drama, su desdicha, su soledad.  Son los testigos, es decir los mártires de una época.  Son hombres que no escriben con facilidad sino con desgarramiento." (C)

"...los que obedecen a la oscura condena de testimoniar su drama, su perplejidad en un universo angustioso, sus esperanzas en medio del horror, la guerra o la soledad.  Son los testigos, es decir, si atendemos a la triste etimología, los mártires de su época.  Son seres que no escriben con facilidad, sino con desgarramiento, hombres que un poco sueñan el sueño colectivo, expresando de ese modo no sólo sus propias ansiedades, sino las que siente la comunidad en que viven." (E)

Estos escritores, que sueñan el sueño colectivo, a través de su obra intentan la liberación de ellos mismos y la de otros hombres.  Por eso la obra de arte tiene un poder catártico.
"Esos hombres sueñan un poco el sueño colectivo.  Pero a diferencia de las pesadillas nocturnas, sus obras vuelven de esas tenebrosas regiones en que se sumieron y siniestramente se alimentaron, son la expresión o presión hacia el mundo de esas visiones infernales; momento por el cual se convierte en una tentativa de liberación del propio creador y de todos aquellos que como hipnotizados siguen sus impulsos y sus órdenes secretas.  Motivo por el cual la obra de arte tiene no sólo un valor testimonial sino un 'poder catártico' y precisamente por expresar las ansiedades más entrañables de él y de los hombres que lo rodean." (C)

"Y en una civilización que nos ha despojado de todas las antiguas, sabias y sagradas manifestaciones del inconsciente, en una cultura sin mitos ni misterios, sólo queda para el hombre de la calle la modesta descarga de sus sueños nocturnos y la catarsis a través de las ficciones de esos seres que están condenados a soñar por la comunidad entera." (D)

ENTRE LA LETRA Y LA SANGRE leemos:
"El escritor está más bien condenado sufrir esos sueños para la comunidad entera. Considere una obra como la de Dostievsky: está plagada de incestos, crímenes y parricidios. Por cualquiera de ellos, de haberse cometido en la realidad, el autor iría a presidio. Sin embargo, el autor es glorificado, se le hacen estatuas. La sociedad mira esas obras con una paradójica fascinación y siente instintivamente que ayudan a la humanidad a sobrevivir." (K)

El escritor es testigo y como tal da un testimonio de la sociedad de su época y defiende lo que él cree verdadero y positivo.
LORENZ: "¿...cuando el escritor escribe da un testimonio involuntario a favor o en contra de su sociedad?
SABATO:  Sí, por cierto.  El escritor es testigo y en cierta medida un control de la conciencia humana.  Es, pues, una tarea gigantesca.  Por eso, el escritor no puede tener en cuenta lo que a la gente convenga o no.  Debe ser honesto consigo mismo.  Tal actitud provoca enojo público. Durante el levantamiento del pueblo húngaro en el año 1956, los comunistas atacaron duramente a Sartre porque él defendió la rebelión.  Incluso lo acusaron de homosexual.  Un espíritu libre, sincero, debe saber defender lo que reconozca positivo para el hombre, aun cuando el mundo se le venga encima.  Yo tengo también mis experiencias en este terreno y puedo contar mucho." (I)

Mantiene estas ideas incluso como Sabato, personaje-autor,  en una conversación con Marcelo, otro de los personajes, en su novela ADADDON, EL EXTERMINADOR:
"Se sentaron a la mesa de un café.
-¿Cuál es el principal deber de un escritor?- le preguntó de pronto, como si en lugar de hacerle una pregunta comenzara una defensa.
El muchacho lo miró con ojos profundos.
- Hablo del autor de ficciones.  Su deber es nada más pero nada menos que decir la verdad.  Pero la verdad con mayúscula, Marcelo.  No una de esas verdades chiquitas que leemos en los diarios todos los días.  Y sobre todo las más escondidas.  En otras palabras, Sartre no sólo no puede renegar de su novela sino que tiene el deber de defenderla.  Si no, es un hipócrita. 0 como diría él un inauténtico." (F)

"-Nuestra civilización está enferma.  No sólo hay explotación y miseria: hay miseria espiritual, Marcelo.  Y yo estoy seguro de que vos tenés que estar de acuerdo conmigo.  No se trata de conseguir heladeras eléctricas para todo el mundo.  Se trata de crear un ser humano de verdad. Y mientras tanto, el deber del escritor es escribir la verdad, no contribuir a la degradación con mentiras.
Marcelo no comentaba nada y él se sentía cada vez peor.  Teóricamente todo eso lo sentía muy bien pero su lado moralista y hasta burgués quizá lo atormentaba: ¡pobres cieguitos! Esa clase de cosas. ¿Y qué quería? ¿Qué Marcelo lo aplaudiera por describir horrores? " (F)

La verdad es lo fundamental en la creación literaria, ésta forma parte de la ética del escritor...                                 "Pero aquí llego a lo que considero uno de los problemas básicos de la ética del escritor.  El escritor debe dar el testimonio verdadero de lo que siente.  No puede retroceder ante nada. La primera palabra y la fundamental de la creación literaria es la palabra verdad. Si uno siente que tiene una verdad por horrorosa que sea, debe expresarla, quizás es la mejor contribución que esté haciendo al rescate de eso que yo llamaba el hombre integral." (I)

En ABADDON además aparece una entrevista al personaje Sabato, en la que éste fastidiado de tanta fatuidad increpa al periodista. proponiéndole (imponiéndole) hablar con la verdad:
"-¿Puede adelantarnos la primicia de lo que está escribiendo en estos momentos?
- Una novela.
-¿Tiene ya título?
- Generalmente lo sé al final, cuando termine de escribir el libro.  Por el momento tengo dudas.  Puede ser EL ÁNGEL DE LAS TINIEBLAS.  Pero quizá ABADDON, EL EXTERMINADOR.
- Caramba, un poco abrumadores, ¿no?
- Sí.
- Me encantaría pudiese contestarme algunas preguntas: ¿qué piensa del boom latinoamericano? ¿cree usted que el escritor debe estar comprometido? ¿qué consejos daría a un escritor que se inicia? ¿a qué horas escribe? ¿prefiere los días de sol o los nublados? ¿se identifica con sus personajes? ¿escribe sus propias experiencias o inventa? ¿qué piensa de Borges? ¿debe tener el artista una libertad total? ¿son beneficiosos los congresos de escritores? ¿cómo definiría su estilo? ¿qué piensa de la vanguardia?
- Vea, amigo, dejémonos de tonterías y de una vez por todas digamos la verdad.  Pero, eso sí: toda la verdad.  Quiero decir, hablemos de catedrales y prostíbulos, de esperanzas y campos de concentración.  Yo, por lo menos, no estoy para bromas
porque me voy a morir.
El que sea inmortal que se permita el lujo de seguir diciendo pavadas.
Yo no: tengo los días contados (pero qué hombre, amigo periodista, no tiene los días contados, dígame: con la mano sobre el corazón)
y quiero hacer un balance
para ver qué queda de todo eso..." (F)

El escritor es el llamado a dar cuenta de las pasiones e ideas que mueven al hombre a través de la historia:
"A medida que nuestra civilización se fue haciendo más problemática o ideológica, casi no existe un ser humano que no viva preocupado por ideas políticas o sociales, por ideologías dominantes que, para colmo, como en el caso del nazismo, han desatado las pasiones más salvajes, más atávicas.  Y ¿quién sino el novelista o el dramaturgo podrá dar cuenta de esas pasiones que vienen con ideas? " (I)

La tarea del escritor es la de captar los valores imperecederos que están implicados en el drama social de su época y lugar. Sábato expone en “El Escritor y sus Fantasmas” :
"No hay otra manera de alcanzar la eternidad que ahondando en el instante, ni otra forma de llegar a la universalidad, que a través de la propia circunstancia: el hoy y aquí.  La tarea del escritor sería la de entrever los valores eternos que están implicados en el drama social y político de su tiempo y lugar."

Y responde a G. Lorenz :
"Vivir  es  estar  en  el mundo, y en el mundo determinado históricamente, en un contexto que es imposible eludir, es evidente, y que no debemos eludir si queremos hacer un arte verdadero. Las únicas obras que pasan a la historia son aquellas escritas no con tinta sino con sangre, aquellas en que el artista sufre el drama de su  época, a través de esas situaciones límites que ponen a prueba la condición humana.  Se sobreentiende que eso no significa que el testimonio del escritor sea un mero 'testimonio' social.  Ahí está el gran error de la literatura 'social', son inevitables estas comillas, porque todo arte es social porque es expresión de un hombre y no existe ningún individuo en estado solitario, toda vivencia es una convivencia.  Toda psicología es ipso facto una Psicología social." (I)
 
Ante la pregunta de Catania ¿cuál es el principal problema de un escritor?, Sabato responde:
"-No sé cual es el principal. Pero uno de los capitales es el de superar esa tentación por la que pasan todos los que han nacido con facilidad literaria: la tentación de juntar palabras para hacer una obra. Creo que fue Claudel quien dijo: no fueron las palabras las que hicieron La Odisea, sino La Odisea quien hizo las palabras. Es bueno recordarlo de vez en cuando en esta época plagada de escribidores.
-¿Entonces -reduciendo el ámbito- cuál sería el principal problema práctico de un escritor?
-El de ganarse la vida sin prostituir la literatura." (K)

En una entrevista, responde a Günter Lorenz qué es lo que espera de un escritor, cuál podría ser la tarea de un escritor:
"Mire, Lorenz, si usted me pregunta por la tarea del escritor, puedo decir sólo lo que yo espero del escritor: que esté en condiciones de transmitir una imagen completa e intensa del drama de su tiempo.  Si digo 'imagen', no quiero sugerir una forma de reflejo de la realidad.  No. no.  El arte como el sueño, es casi siempre un acto antagonista, una interacción con la realidad, no un simple reflejo.  Creo haber dicho antes que un escritor, por lo menos yo, no puedo escribir sino sobre el drama y los hombres que lo rodean.  Para mí es sobre este lugar y este tiempo, naturalmente ¿no? y Argentina alrededor de 1960.  A esto debo agregar que la literatura costumbrista no me interesa. Me interesa una literatura que indague la condición del hombre.  Pero esta condición no es abstracta, universal y eterna, sino que se da en cada época, a través de cada circunstancia.  Desde luego que para indagar la condición del hombre en un sentido universal, no hay otro recurso, paradójicamente, que ahondar en la existencia del hombre actual en un lugar determinado histórica y temporalmente.  Podría decirse una dialéctica existencial." (I)

El escritor es indagador, un descubridor de la existencia y de la realidad humana que lo circunda.
"... el novelista de la crisis opone unos poquísimos libros, donde personas que viven por lo general en el mismo lugar del lector, acaso en la misma calle, se revelan como misteriosos universos, en cuyos enigmas, sin embargo, ese vecino reconoce el germen de sus propias pesadillas y sus propias, ocultas y reprimidas pasiones. Este escritor, pues, no es tanto un inventor como un explorador o descubridor." (C)

El escritor tiene un compromiso; debe preocuparse y ocuparse de la condición del hombre y su sociedad.
"El autor que escribe en serio, está comprometido en el sentido más profundo con el hombre de su tiempo.  Pensemos en Kafka: no está comprometido políticamente en el sentido estricto de la palabra.  Habla de una realidad que parece de pronto no suceder en Checoslovaquia.  No habla de huelgas de obreros; y, sin embargo, su obra quedará como uno de los testimonios más profundos, patéticos y conmovedores de nuestra época.  A eso llamo 'compromiso'.  La literatura de Kafka se ocupa de la condición del hombre y en ese sentido, naturalmente, me siento comprometido. (...) El individuo vive dentro de su sociedad y en una constante interacción con ella.  Sus ideas, sus sentimientos, sus resentimientos y sufrimientos están ligados a la sociedad en la que está integrado de modo tal que cada testimonio de un espíritu es ipso facto un testimonio de la sociedad en que vive." (I)

Un novelista escribe sobre toda la realidad humana, externa e interna,... sus acciones y sus pesadillas.
"...un gran escritor no se limita a reflejar la mera realidad externa, sino que da testimonio de la realidad total, de la externa y de la interna, de la manifiesta y de la oculta.  (...)  Aun el hombre más enloquecido, aun el paranoico más desatado de una novela, hasta sus pesadillas, hasta sus alucinaciones tienen que ver, de una manera directa o indirecta, con el mundo en que vive.  Del mismo modo en una novela los sueños, las alucinaciones, las parábolas, los apólogos, aunque no sean una traducción literal de la realidad externa, son testimonios, y a veces los más importantes." (I)

¿Qué ha sido este escribir para Sabato? Leamos la entrevista con Catania.
"-Usted ha dicho también en alguna parte que escribir le resulta una condena. ¿Qué siente cuando se dispone a comenzar una novela?
-La sensación de que mi proyecto está condenado al fracaso, de que mi tentativa es ilusoria y demencial.
-Para algunos  escritores escribir es un juego divertido.
-No para mí. Me ha resultado terriblemente difícil terminar mis obras, un sufrimiento casi continuo, no sólo en el sentido espiritual sino físico. Además de la inseguridad, el desaliento, la irritación por los pobres resultados que van saliendo, la indecisión, el convencimiento de que no es lo que uno quería, etcétera. Escribir me producía dolores de estómago y digestiones muy malas; se me helaban los pies y las manos; sufría de insomnio y estaba mal del hígado." (K)

"-Otra pregunta de rigor: pasó mucho tiempo entre EL TÚNEL y SOBRE HÉROES Y TUMBAS. ¿Por qué?
-Ya le dije que me atormenta mucho escribir, que no es un goce ni un pasatiempo. Uno hace una serie de bocetos; algunos los publican. Yo prefiero publicar el cuadro final. Por modestia o por arrogancia, yo no me siento inclinado a publicar esas experiencias intermedias. Si genios como Stendhal han dejado un par de libros, si un portento como Cervantes pasa a la eternidad con una sola obra ¿por qué exigirles muchas novelas a escritores menos garantizados? En lo que a mí se refiere, me daré por muy satisfecho si acaso he logrado escribir una novela que resista el tiempo." (K)

Sabato insiste en que los grandes escritores no han escrito por jugar con las palabras...:
"...ni por el arte mismo, sino para indagar, para describir la condición del hombre en un momento apocalíptico como éste, para revelar el sentido del coraje, del deber, del alcance de la justicia, de la libertad, el sentido de la vida y de la muerte de este terrible, sucio, noble, pequeño y grande animal metafísico llamado ser humano." (I)

La verdadera misión del escritor es verter en sus obras todo su saber trágico y vital: y mediante éste ser los educadores y profetas de la sociedad.
"Como ciudadano el escritor tiene derecho y en lo posible quizás el deber, de luchar por la justicia y la libertad. En tanto que el artista tiene una misión más compleja y profunda.  Recuerdo lo que Jaspers decía: los grandes dramaturgos griegos vertían en sus obras un saber trágico, que no sólo emocionaba a los espectadores, sino que los transformaba.  De ese modo eran educadores de su pueblo, profetas de su ethos. (... ) Al enfrentar el hombre, hoy, esta crisis, la más compleja, el interrogante de su supervivencia, la más honda que jamás haya sufrido el ser humano, el saber trágico ha retomado aquella antigua y violenta necesidad a través de los grandes novelistas de nuestra época.  Ha vuelto a resurgir ese saber.  Esta es la verdadera misión, la auténtica tarea de la literatura, ¿puede haber misión más alta?" (I)

|

Comentarios

Escribir es llegar al sentimiento y la razón, es cruzar el puente y poder llegar satisfecho de haber hecho y dado lo mejor de sí al mundo lector

Responder

Buscando por la web las razones que han dado los escritores serios para explicar por qué escriben, me encontré con esta entrevista. En realidad nunca he leído mayor cosa de Sábato. He empezado varios libros suyos, pero no he sido capaz de terminarlos. Pero hay una frase que me dejó muy pensativo: "yo escribí para tolerar la existencia". ¿Habrá otra razón más poderosa para hacerlo?


La felicito por su página. 

Responder

Sabato insiste en que los grandes escritores no han escrito por jugar con las palabras...:
"...ni por el arte mismo, sino para indagar, para describir la condición del hombre en un momento apocalíptico como éste, para revelar el sentido del coraje, del deber, del alcance de la justicia, de la libertad, el sentido de la vida y de la muerte de este terrible, sucio, noble, pequeño y grande animal metafísico llamado ser humano."

Creo  que aquí esta la esencia del arte y la literatura,así mismo coincido con estas otras palabras de Sabato

"Yo no escribí para ganar dinero, ni premios, ni por la vanidad de verme impreso.

Yo creo que pinto,por decirlo de algún modo,así de la misma manera que el manzano da manzanas,es decir por naturaleza.

Responder

nuy interesante, apasionante de leer, lo voy a imprimir, me cuesta leer acá pero me atrapó. muchas gracias, estos lugares son un recodo para cobijarse, porque un escritor, al menos en el caso mío, necesito un lugar tibio, acogedor y comprensible, un escritor no es todos, pero si escribe como si lo hiciera desde todos y hacia todos, desde un sitial verdadero, bueno o malo, pero debe ser siempre auténtico y sensible, hoy más que nunca, en una sociedad, la que vivimos con este perverso individualismo, con este doble discurso y doble estándar.  Me gustó esta página de bligoo y seguiré visitándolo.  Me conmueve enormemente y me gatilla a decir, porque me horroriza que el ser humano no tome (o no tomemos o no lo intentemos al menos) conciencia de lo que si podemos cambiar, y como Gandhi dijo, empezando por uno mismo.  muchas gracias. ana rosa. 

 

http://escuchamecallandochile.blogspot.com

 

 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar